De cúpulas, plagios y cómplices

Llama la atención que ahora resulte tan prescindible, tan poco valioso, este edificio, tanto que ni siquiera se plantee su rehabilitación, ni se hable una palabra de sus magnificas cúpulas de hormigón armado en perfecto estado.

Mientras, el plagio que hizo Moneo para la estación de Atocha, es algo tan sublime (pese a estar mal diseñado, ejecutado y corroído) que se le pide al arquitecto, sin concurso, que haga otra versión galáctica esta vez.

Llama la atención, la falta de criterio y el corporativismo complice que invade la profesión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: